Grupos diversos de ambientalistas de Santander fueron sorprendidos por un panfleto en el que se asegura que los van a matar por guerrilleros… y porque en cuestión de horas, la Policía concluyó que el grupo que los amenaza no existe.