Aunque la misma vicepresidenta de la república se apersonó del caso de una mujer atacada por el papá de sus hijos, él, que ya se declaró culpable de violencia intrafamiliar celebró su cumpleaños frente a la casa de ella, desafiando la orden de alejamiento de ella y su propia condena.

El dijo que la mataría e intentó hacerlo, admitió sus cargos y luego fue condenado por escapar de su prisión domiciliaria para acosarla a ella y su familia, pero eso aún no convence a los jueces de que debe pagar su sentencia entre rejas.