Ante las críticas,  las EPS sostienen que han hecho más de lo que deberían, que crearon todo un sector de la economía, el de las pruebas Covid, y que aún sin tener por qué estar preparados han respondido con lo mejor que pueden.