Los hospitales de Colombia tienen hoy a treinta pacientes de quemados que no tenía anoche… En su mayoría son jóvenes y algunos menores de edad, cuyos padres hoy no sólo lamentan la salud de sus hijos sino su propia situación jurídica, pues podrían pagar por su negligencia como padres.

Tres niños en Bogotá están a punto de perder uno de sus ojos por quemar pólvora que en teoría está prohibido comprar y detonar por personas no entrenadas.