La búsqueda de los desparecidos podría sufrir un tropiezo porque las fosas comunes de los cementerios, en las que reposan los restos de muchos de ellos, podrían reabrirse y sus cuerpos se confundirían con los de las víctimas de la pandemia.