Otro de los testigos fundamentales contra el senador es el exparamilitar condenado Carlos Enrique Vélez, quien se arrepintió de declarar a favor de Uribe y confesó que su abogado lo había comprado.

Se trata de Carlos Enrique Vélez, en cuya declaración grabada por la Fiscalía, creyó plenamente la sala de instrucción de la Corte Suprema, que investigó al expresidente.