Una juez de tutela le garantizó a una pareja de mujeres de Cartagena el derecho casarse ante el mismo juez que se negó a hacerlo argumentando que sus creencias religiosas le impedían hacerlo.