Fue el hijo de la mujer herida con un hecha quien en medio del ataque llamó al papá de ella y a la policía y fue también el niño quien le prestó los primeros auxilios… Un juez resolvió enviar al agresor a la cárcel, a pesar de sus excusa.

Él se declaró inocente del intento de homicidio, pero no pudo desligarse del ataque, que le causó a ella fracturas en el cráneo que, de no haber sido por su hijo, le hubieran quitado la vida.