Una empleada de archivo en el Consejo de Estado describió el acoso del que fue víctima durante años de parte de un notificador, también protegido por la presidencia del tribunal.

Ella intentó denunciar y se dio cuenta que antes de ser nombrado en el alto tribunal, su acosados había sido condenado por acceso carnal a menor de 14 años… Esto la convenció de que no podría conservar su trabajo, ni soportar el acoso.