El presidente de la sala de reconocimiento y ausencia de la Justicia Especial de Paz, calificó la actitud del gobierno frente al asesinato de exintegrantes de las FARC como esquizofrénica. Según él va a hablar de cifras ignorando a 105 muertos.