En una larga audiencia de más de diez horas, la juez de control de garantías a la que le correspondió resolver la situación de Álvaro Uribe decidió suspender la medida de detención domiciliaria.

La juez explicó que por el cambio de sistema con el que será procesado el expresidente era necesario dejarlo en libertad para poderle imputar primero delitos.