El presidente de la OEA, que hace club de amigos con el renunciado embajador Francisco Santos y con el embajador ante la OEA, Alejandro Ordóñez, se abstuvo de renovar el mandato del presidente de la CIDH.