La agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, elaboró un informe para la Corte Constitucional en que este tribunal, garante de los derechos y los principios establecidos en la Carta Política, queda mal parado por las denuncias que allí se consignaron, de presuntas víctimas de acoso sexual y laboral.

Quienes denunciaron, a cambio de que no se revelara su identidad por temor a perder el puesto, fueron en su mayoría mujeres subalternas de los magistrados de la Sala Plena y de otros altos servidores de esa corporación según se deduce de los textos.