Lezcano es un ejemplo de la violencia que Dabeiba sufrió, primero por la presencia de las FARC y, a partir del año 2000, por la presencia de 400 paramilitares en su territorio que, junto con la Brigada 17 del Ejército, comenzó a matar campesinos por sospecha.

Los habitantes de Dabeiba son conscientes de que aún existen razones para temer a la verdad, pero los más viejos se atreven a recordarla a viva voz sin miedo a perder lo poco de vida que les queda.