El fiscal que ahora tiene el expediente en el que la Corte Suprema de Justicia recogió pruebas de manipulación de testigos por parte de Álvaro Uribe, es conocido de autos: en dos de ellos pidió declarar inocentes a dos parapolíticos a quienes la Corte sí encontró culpables.

La encargada de vigilar que en el proceso se cumplan las garantías es una exmagistrada que benefició con sus decisiones al sentenciado e indigno exmagistrado Pretelt y que entró a la Procuraduría justo cuando Uribe renunció a ser senador.