A la cárcel de La Picota, de Bogotá, llegaron dos presos contagiados de la cárcel de Villavicencio, no obstante, que la alarma sanitaria y judicial ya se había producido. Ahora, en lugar de una prisión, son dos la que tienen brotes de la pandemia.