Con un acuerdo suscrito entre una fundación de ganaderos y el director del Centro Nacional de Memoria Histórica, según los estudiosos del conflicto, se plantea cambiar la condición de varios de ellos, que ya están reconocidos y condenados como victimarios, a la condición de víctimas.

No sólo se trata de la incorporación al centro de un documento que muestra como víctimas a varios de quienes han sido condenados, sino de otro informe que, al ser enviado a la imprenta, cambió el título que dejaba claro cómo éstos lideraron la aparición del paramilitarismo.