Mientras la Corte Constitucional estudia los decretos de la emergencia económica y sanitaria, ejecuta los diez mil millones de pesos que el gobierno adicionó en su nómina, nombrando asistentes para cada magistrado.