El defensor de una líder social de Arauca que fue capturada y relacionada con bandas criminales al regresar de su hospitalización tras sufrir un atentado de miembros del Ejército, sostiene que ella es víctima de un montaje que se comenzó a preparar tan pronto se supo que había sobrevivido.

El abogado asegura que dos de los cuatro testigos que la Fiscalía llevó al juzgado ya habían declarado diciendo que el fiscal les había ofrecido beneficios si se inventaban cargos contra ella.