La novela internacional en que se ha convertido el caso delictivo del comerciante Alex Saab presunto testaferro de Nicolás Maduro tiene varias aristas en Colombia: un patrullero de la Policía paga cárcel desde hace un año por haberle avisado que lo iban a capturar.

El patrullero Eddie Andrés Pinto admitió que le filtró a Saab la fecha de su captura, lo que le permitió escaparse de la justicia colombiana junto con su familia.