La Universidad de Stanford hizo un programa para cazar cerebros en América Latina, que incluye el pago de las matrículas, las tutorías y el hospedaje de los alumnos que pasen en el examen y no tengan cómo pagar la carrera.