El presidente de EE.UU. ha estado conectado a un respirador en dos ocasiones, no obstante, su médico dice que mañana regresará a la Casa Blanca… Y aunque él puede recuperarse ya es un hecho el daño hecho a la campaña y al partido republicano.