Mientras la Organización Mundial de la Salud advierte los peligros de un temprano desconfinamiento, Alemania, Inglaterra y otros países europeos enfrentan ahora las protestas contra la distancia social que impuso la pandemia.