La aplicación Zoom con la que universidades asumieron las clases virtuales y empresas el teletrabajo, no es tan confidencial. Zoombombers o saboteadores de clase y trabajo han entrado a molestar. Son gajes de tener el mundo en sus manos.