El hallazgo casual de una paciente de cáncer de mama en Escocia fue convertido en una aplicación de la tecnología al alcance de las manos que les ahorra dinero, tiempo y angustias a los enfermos.