La realidad virtual habría tocado sus límites en Corea del Sur, con la recreación de una niña para que su mamá pudiera abrazarla aún después de haberla sepultado.