La Policía de Los Ángeles aportó un nuevo tema a la lucha de los jóvenes de Estados Unidos contra el racismo y la brutalidad policial…  Un latino de 18 años fue asesinado de seis tiros en la espalda por atacar a dos uniformados, pero los testigos describen otra historia.

El jefe de él dice que el ataque quedó grabado y que en éste no se ve ninguna agresión, pero la Policía arrancó las cámaras de su establecimiento y ahora dice que éstas no estaban grabando.