Mientras en Colombia pareciera haber espacio para el optimismo, Europa afronta las consecuencias de no haber tomado a tiempo las medidas de confinamiento.