Mientras China se organiza para combatir el coronavirus, con la operación logística médica más grande de la que se tenga historia, Turquía intenta evaluar los daños que les dejó el terremoto de ayer.