A falta de un acompañante que escuche y traduzca a lenguaje de señas las palabras para un sordo, ya existe un guante electrónico capaz de hacerlo.