A los europeos tampoco les gustó la camioneta de motor eléctrico que los norteamericanos sacarán al mercado el próximo año.