Brasil, llegando a los cien mil contagios y a los 6 mil muertos, se asoma como el más feroz brote de la epidemia en este continente, luego, obviamente, de Estados Unidos… No es casual la afinidad ideológica entre sus dos presidentes.