En Silicon Valley están acelerando la puesta en marcha de un programa que le adiciona otro sentido, además de la visión y el audio, a las teleconferencias: el del tacto.