Mientras en la Plenaria del Senado se discutía la Ley de crecimiento económico, en la Plaza de Bolívar ciudadanos, congresistas y promotores del paro la rechazaban con tambores y cacerolas