Pese a todas la promesas de cobros bajos en servicios públicos por la emergencia sanitaria las primeras facturas golpearon a los usuarios. La superintendencia ha recibido 12.000 quejas