Para momentos difíciles como éste existen seguros educativos que, en ausencia de los padres, los muchachos puedan seguir con su estudiando.