El temor a que una enfermedad o un revés laboral interrumpa los pagos de sus créditos de largo plazo tiene como antídoto un seguro que le ayudará con las cuotas cuando pase algo.