Los dueños de casa nueva están desde hace cuatro años amparados por una póliza de seguro que cubre cualquier daño eventual en su casa, durante los primeros diez años de ocupación.