Quienes arriendan inmuebles y en la pandemia no han recibido cánones sino excusas tienen la posibilidad de acudir a un seguro que cubra las mensualidades no pagas y otros imprevistos.