Colombia tiene un sistema de protección a los usuarios del sistema financiero que les permite tramitar sus quejas frente a un experto independiente, que cada entidad debe contratar.