Los recursos que el gobierno tomó prestados de las prestaciones de los entes territoriales, agrupadas en el fondo FOME, están siendo ofrecidos a los municipios como préstamo para su reactivación económica.

Los créditos se ofrecen a los municipios a través de Findeter, con tasas de interés superiores a las que el mismo Findeter ofrecía antes de la pandemia y empeñando sus rentas.