En tiempos caros compré marcas baratas

Las llamadas marcas propias no le cobran al cliente los grandes presupuestos de publicidad con los que hacen su nombre, su precio y su prestigio. Por eso las legumbres y otros productos de mercado sin marca son más baratas y a veces de mejor calidad.