Frente a las diferencias de género en el acceso al empleado y la afectación por la pandemia, el sistema bancario diseña líneas de crédito que apunten a superarlas.