La prevención del contagio abrió paso a las transacciones sin contacto físico con los billetes, pero tampoco con teclados ni pantallas… Ya el rey no es el dinero plástico sino el electrónico.