Las propuestas de nuevo salario mínimo están entre el 20% menos y el 14% más que el actual. Pero, a pesar de que la ley y los tratados garantizan un aumento, podría resultar en un congelamiento.

Está claro que con 34 puntos de diferencia no hay posibilidad de acuerdo, de manera que lo más factible es que el gobierno lo fije por decreto, pero ahí tampoco los expertos ven perspectivas de un incremento real.