El abogado que presentó la demanda en la que la Corte Constitucional terminó tumbando por vicio de procedimiento insalvable a la anterior reforma tributaria, admite que en la que se aprobó a medianoche el viernes se volvió a incurrir en otro vicio.