El proceso penal que enfrenta el expresidente Álvaro Uribe en la Corte Suprema, ha hecho que varias personalidades políticas tengan que ir a la Sala de Instrucción a declarar, por citación del magistrado instructor del caso.

Una de las convocadas por el magistrado César Reyes, en los últimos meses del año pasado, fue Piedad Córdoba… Ella asistió a la cita pero debido a la reserva legal obligatoria para todo aquel que vaya a la Corte a declarar, nunca se supo lo qué pasó cuando rindió su testimonio.

Córdoba tuvo que responder al cuestionario del togado en presencia del grupo de apoderados del expresidente y del representante de su partido, Álvaro Hernán Prada quien también es investigado por los mismos hechos sobre presunta manipulación y soborno a testigos.

Las preguntas a Córdoba se concentraron en un testimonio de alias el Tuso Sierra, el narcotraficante condenado en Estados Unidos que hace unos años declaró contra los Uribe, Mario, Santiago y Álvaro… Y que, extrañamente, reapareció para hablar a favor del senador y en contra de Piedad Córdoba y de Iván Cepeda.

Córdoba, a quien se le conoce por su fuerte personalidad, contestó indignada sobre las afirmaciones del Tuso. Y para corroborar sus afirmaciones con pruebas, entregó un cartapacio de documentos que, en su momento, tanto ella como Cepeda les entregaron al Congreso y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con todo lo que dijo y les entregó el Tuso en su primera declaración.

La excongresista estuvo tan enérgica y molesta que cuando les llegó el turno a los abogados de Uribe y de Prada, de contrapreguntarle, ninguno quiso hacerlo. Guardaron silencio. La sensación que quedó a los presentes en la reunión, fue la de que el equipo de defensores de los investigados salió muy preocupado con lo que pasó allí.