Aunque en principio se dijo que el coronavirus era menos letal que el SARS de 2002, en 40 días ya superó las víctimas de su antecesor.