El nuevo edificio Las Palmas en Bogotá diseñó su garaje frente a los árboles a los que su nombre le rendía tributo, pero que terminaron sentenciados a muerte, a pesar de su buena salud, por un error de diseño.

Qué tal esto.