Una familia buscó durante casi 20 años a su hermano y pudo establecer que él fue asesinado por los paramilitares, uno de los cuales dio la ubicación de su cuerpo. Pero la alcaldía de Sincelejo resolvió construir un mausoleo sobre las fosas comunes y ahora deben conseguir más de 100 permisos para darle la sepultura que él no tuvo.

Qué tal esto.

En febrero de 1998, a los 19 años, Julio César Blanco Vides, no acompañó a su familia a la parcela, porque tenía una cita importante en la notaría única de San Onofre.

Pero no llegó a la notaría, ni a ningún otro lado y tampoco volvió a donde sus hermanas que, al tercer día, iniciaron una búsqueda infinita.

Las hermanas invirtieron en la búsqueda todo lo que les daba la parcela, pero en 2017 supieron que la Fiscalía tenía información de su muerte y su posible paradero, desde 2011, cuando un paramilitar dijo que había muerto, el mismo día de su desaparición, en un enfrentamiento.

La Fiscalía alcanzó a examinar los cuerpos de la fosa común del cementerio de Sincelejo y encontró que el de uno de ellos coincidía con los del Bloque Montes de María.

Pero mientras sucedía la identificación, la Alcaldía de Sincelejo resolvió remodelar el cementerio y volver a desaparecer a los desaparecidos que ya habían sido encontrados, según el informe de la Fiscalía.

“No es posible su localización, pues que, sin previo aviso de la administración del cementerio, en ese momento se pavimentó y construyó bóvedas por encima de esas fosas, haciendo perder la ubicación de todos los cuerpos no identificados de los años 1972 a 1999.”

A falta de un cuerpo y una fecha oficial de muerte, el año pasado la familia resolvió celebrar el cumpleaños de su desaparecido, en el último lugar en el que se tuvo razón de su cuerpo.

El año pasado, el Tribunal Superior de Cartagena, tuteló el derecho de esta familia a enterrar a sus muertos.

En junio pasado, viendo el desacato, de la Fiscalía y la Alcaldía, la Corte Suprema reiteró la orden y el plazo, que se venció en septiembre, pero el alcalde saliente, resolvió dejarle el problema al sucesor que iba a ser elegido el mes siguiente.